Conectate con nosotros!

NACIONALES

Alberto y Cristina ¿son una sociedad de responsabilidad limitada?

Publicado

el

El 20 de diciembre de 2017, Alberto Fernández ingresó presuroso al instituto Patria, en Rodríguez Peña 80, Capital Federal, luego de esquivar en las calles del centro porteño los resabios de las violentas protestas en contra de la reforma previsional que impulsaba el entonces presidente Mauricio Macri.

En la puerta de la fundación cristinista, un petit hotel, edificio protegido como patrimonio histórico, lo esperaba Juan Cabandié –hoy ministro de Ambiente–, quien lo guio hasta el primer piso, donde lo aguardaba Cristina Fernández en su oficina.

En aquella reunión de dos horas se concretó la reconciliación, luego de casi una década de distanciamiento y enfrentamiento político.

Desde aquel encuentro en una calurosa mañana de final de primavera, transcurrieron 17 meses hasta el otoñal sábado 18 de mayo de 2019, cuando la expresidenta hizo un anuncio impactante, que cambió el tablero electoral: Cristina no sería la candidata para enfrentar a Macri y le dejaba el lugar de cabeza de la fórmula a su reconciliado amigo. Lo que siguió es conocido: triunfo y regreso al poder nacional de los K.

Luna de miel

En estos primeros 100 días en el poder –que suele ser la denominada luna de miel para los gobernantes–, la sociedad de Alberto y Cristina no atravesó momentos de crisis profunda, pero hay síntomas de que existen ruidos en la relación.

El presidente de la Nación está convencido de que el éxito o el fracaso de su gestión lo marcarán los resultados en la economía.

Este objetivo de Alberto Fernández ahora se ve amenazado por la pandemia del coronavirus, que se convirtió en un “cisne negro” para la economía mundial.

El coronavirus es una seria amenaza para la sociedad y también para la economía argentina, que ya venía debilitada. Pero los albertistas más optimistas dicen que puede ser una oportunidad para el Presidente: demostrar que puede ejercer el poder sin la sombra de su influyente vicepresidenta.

Mientras, para Cristina la cuestión pasa por otro lado: su gran preocupación es el frente judicial. La vicepresidenta está procesada en 10 causas, siete de las cuales las investigó el fallecido juez Claudio Bonadio.

La “dueña de la mayoría” de los votos del Frente de Todos –según admitió el propio Alberto Fernández– deberá ir a juicio oral en cinco de estos casos de presunta corrupción.

Cristina tiene argumentos para presionar al Presidente por sus problemas judiciales. Alberto Fernández atravesó la campaña denunciando que la expresidenta es inocente y que fue una perseguida política.

Ahora, ya en el poder, Cristina le debe recordar a cada momento aquella sentencia. Si era una perseguida durante el macrismo, debería dejar de serlo en la gestión del presidente que ella colocó en el poder. Claro está, esto según la particular lógica de la vicepresidenta.

La reforma judicial que el Presidente anunció en el Congreso está en marcha, pero dicen que no es del agrado de la vicepresidenta, que aspira a un cambio total, que para el cristinismo duro no estaría reflejada en las medidas que impulsa Alberto Fernández.

Además de sus causas, Cristina tiene otra preocupación hoy, a miles de kilómetros de distancia: su hija Florencia, que sigue en Cuba.

La hija de la expresidenta comenzó a mostrarse en las redes sociales. Son gestos claros de que quiere regresar al país.

Para que eso ocurra, debe liberarse de la investigación de dos causas en las cuales está con pedido de juicio oral: Hotesur y Los Sauces. La pulseada por el Poder Judicial puede tensar la relación entre el Presidente y su vice.

En el Senado, surgió un proyecto para intervenir el Poder Judicial de Jujuy para liberar a la dirigente Milagro Sala. La vicepresidenta no habló del tema, pero si no impidió que progrese en la Cámara Alta es una señal de que tiene el aval de la titular del Senado.

Los albertistas dicen que el Presidente rechaza la intervención del poder de una provincia cuando su discurso apunta a tener una buena relación con los gobernadores, incluso opositores.

La eventual intervención en Jujuy cosecha reparos hasta en los gobernadores peronistas. Juan Schiaretti es defensor de la independencia de las provinciales respecto del poder central. No se refirió a la cuestión, pero sus íntimos dicen que considera que sería “preocupante” para el país.

Más allá de la crisis económica, que seguramente se agudizará por los efectos de la pandemia del coronavirus, todos miran hacia la Casa Rosada y al Congreso nacional, donde conviven los socios de esta SRL exitosa para llegar al poder. Nadie cree que habrá rompimiento político entre el Presidente y la vice, pero las tensiones parecen inevitables.

  

cdn.lavoz.com.ar
Alberto Fernández y Cristina Fernández (ILUSTRACIÓN DE CHUMBI)

 

 
What do you want to do ?

New mail

 
What do you want to do ?

New mail

DEPORTES

Indicadores negativos para la soja

Publicado

el

por

La primera alarma la encendió el ingreso de divisas durante el mes de enero, de acuerdo al comunicado de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara-CEC).

La entidad que nuclea a los exportadores de granos y la industria aceitera señaló que el mes pasado ingresaron divisas por un total de U$S 928 millones. Se trata del valor más bajo para un mes de enero de los últimos 18 años.

La cifra contrasta con los u$s 3.706 millones que ingresaron durante el mes de diciembre y el récord de ingreso para un mes de U$S 8.120 millones durante septiembre.

En ambos casos el ingreso de divisas se vio influenciado, incentivado de alguna forma, por la implementación del “dólar soja” a 200 pesos y a 230 pesos.

También en el mes de diciembre hubo otro factor sorpresa. Las exportaciones de poroto de soja llegaron al mínimo de 47.000 toneladas embarcadas, en comparación con las 890.762 toneladas exportadas durante el mes de diciembre y el récord de 2.117.000 toneladas para un mes de octubre.

Otro indicador negativo es la fuerte caída en la oferta de soja disponible por parte de los productores. Los productores habían vendido un promedio de 700.000 toneladas semanales durante diciembre, y de pronto la oferta se redujo a solo 49.000 toneladas en la tercera semana de enero.

El impacto del menor volumen de oferta de soja por parte de los productores se hizo sentir en la cantidad de camiones descargados en las terminales portuarias.

En el mes de enero se registró el menor ingreso de camiones para dicho mes de los últimos 4 años, ingresaron a todos los puertos 16.987 camiones de soja, una baja de 31.879 camiones –el 65%- versus el mes previo, que llegó a 48.866 camiones.

En volumen ingresaron 544.000 toneladas soja, en comparación con las 1.564.000 toneladas durante diciembre.

En cambio, en el caso del maíz, el ingreso de camiones a los puertos durante enero fue de 13.037 camiones con un volumen de carga de 417.000 toneladas, en comparación con los 18.753 camiones que ingresaron en el mes de diciembre con un volumen de carga de 600.000 toneladas.

Esta diferencia entre los camiones descargados con soja y con maíz, nos está mostrando cuál ha sido el pulso del mercado. Los productores ya no disponen de suficiente volumen de soja disponible para vender, de acuerdo al análisis semanal de ventas de soja de productores y compras de soja de la exportación, descontada la molienda acumulada, los productores tendrían en su poder 4 millones de toneladas de soja.

En cambio, en el caso del maíz los productores tienen hoy maíz físico sin vender por solamente 2 millones de toneladas, y han decidido vender más maíz que soja en función de las expectativas del mercado.

El productor pensó que la menor cosecha de soja por efecto de la sequía –se estiman 14 millones de toneladas perdidas– implicaba un mercado futuro alcista. Sin embargo el mercado nos ha demostrado que esto no fue así. Mientras la soja mayo 2023 bajaba 23 U$S por tonelada –de 405 dólares la tonelada a 382 dólares la tonelada, el maíz marzo 2023 se mantuvo en un rango de 267/268 dólares la tonelada.

De esta forma se confirmó que la mayor demanda de maíz por parte de la exportación fue el factor que le dio firmeza al mercado, tanto el disponible como el future de la nueva cosecha.

En cambio, la fuerte caída en la producción de soja no fue el factor alcista para los precios que el productor esperaba, por el contrario, el mercado, tanto exportadores como la industria aceitera, ya tienen asumida esa baja en la producción de soja.

Y ahora se privilegia sostener los márgenes de molienda positivos, luego de varios meses con márgenes de molienda negativos, es decir, a pérdida.

Seguir leyendo

DEPORTES

El municipio aceleró las obras públicas para terminar obras icónicas

Publicado

el

por

La obra del Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba avanza a buen ritmo luego de casi 15 años de parálisis y no será inaugurada antes de las elecciones de 2023.

La aclaración municipal es de tipo defensiva: recalcan que los trabajos que ejecuta la UTE Roggio-Riva demandan más de 2.800 millones de pesos y 14 meses de obra. Lo señalan para negar que el plan de obras que ejecuta la administración municipal de Martín Llaryora tenga fines electorales.

Aseguran también que muchas obras se habilitan sin inauguraciones –repavimentaciones, aliviadores cloacales, instalación de alumbrado público– y niegan que los actos tengan impacto electoral. “Lo que tiene impacto es lo que mejora la calidad de vida en la ciudad”, aseguran desde el Palacio 6 de Julio.

En 2022, el municipio destinó un cuarto de sus ingresos a inversión en capital, la cifra más alta en muchos años. En 2023, será alrededor del 22 por ciento de los recursos.

Hay obras en marcha de especial significación política. La del Concejo Deliberante es la más relevante a nivel institucional, porque la ciudad se propuso construir una nueva sede legislativa luego del incendio de una sede alquilada que ocurrió el 14 de octubre de 2005, durante la administración de Luis Juez.

Idéntica es la situación del teatro Comedia, también devorado por un incendio en julio de 2007. Esa obra ya culminó su etapa civil y todo indica que será inaugurada durante los festejos de los 450 años de la ciudad de Córdoba, en julio próximo.

Para la misma época, concluirá la restauración integral de la planta baja del Palacio 6 de Julio, una obra que apunta a devolver la imagen original de ese edificio que en 2019 fue declarado Monumento Arquitectónico Nacional y que tiene protección patrimonial.

Antes de esa fecha, también estará concluida la obra arquitectónica de plaza España, inaugurada sin estar lista por Ramón Mestre en 2019 y clausurada desde 2020 por defectos de construcción que están terminando de resolverse.

Hacia mediados de año, también estarían inaugurados el Parque de la Biodiversidad –en el predio de lo que era el zoo– y el corredor Ambiental que lo integra, en la zona de calle Rondeau al 700.

La administración Llaryora también apuesta a completar en los próximos 60 días la ciclovía en altura, una obra que cuesta más de 770 millones de pesos y que se financia en conjunto con la Provincia. Se trata de un recorrido de más de 1.300 metros entre los barrios General Paz y Juniors y el parque Sarmiento, cruzando por encima del río.

También será inaugurada antes de las elecciones la remodelación y puesta en valor del Mercado Sud, que está en un 80 por ciento de avance. En cambio, la restauración integral del Centro Cultural General Paz acaba de comenzar.

En materia de espacios verdes, también hay una muy intensa agenda de inauguraciones. La obra más ambiciosa es la del parque Las Heras, en obras casi desde el comienzo de la administración Llaryora.

Están avanzados los trabajos en el Polo Ambiental Rubén Martí, en varios sectores del parque Sarmiento, en el parque Los Algarrobos y en numerosas plazas barriales. Las de plaza Alberdi de barrio General Paz y la de Plaza de las Américas son dos de las obras más destacadas.

Seguir leyendo
CAPILLA DEL MONTE CLIMA