Conectate con nosotros!

NACIONALES

Más que en las góndolas, el problema está en la vereda

Publicado

el

No hace mucho tiempo, tres años atrás, Luis Pagani decía en Córdoba: “Hasta la puerta de la fábrica, soy competitivo”.

Con muy pocas palabras, el pope de Arcor claramente definía que el problema en la estructura de precios está en la calle y no hacia dentro en los intersticios que habitan los proveedores de insumos, el personal que manufactura y las máquinas que elaboran.

Cuando Pagani decía esto, en una visita a Córdoba en 2017, la inflación ya era un problema grave para la economía, pero todavía estaba lejos de las cifras a las que llegó en 2019.

En cada mensaje –en particular de los senadores del Frente de Todos– se buscaron las causas de las subas de precios que agobian los presupuestos familiares de las puertas de las fábricas y de los supermercados hacia adentro, y casi no hubo alusiones a los motivos que provienen de afuera.

Una senadora por San Juan argumentó que quería ver los vinos artesanales de su provincia en las góndolas de los supermercados.

Los parlamentarios apuntaron al afán exagerado de rentabilidad, a la concentración de la oferta, al monopolio de la producción, a la “posición dominante” de las grandes superficies comerciales y a las injusticias territoriales de un país tan ancho y largo como la Argentina.

Una senadora sanjuanina, por ejemplo, llegó a pedir que el vino patero también se comercializara en las grandes superficies. Y una colega catamarqueña se quejó porque las aceitunas de ese origen competían en el mismo espacio contra las importadas.

Sin dudas que algo de esto hay. Son repetidos los casos de pymes que rebotan en las oficinas de compras de las grandes cadenas, muchas veces manejadas por ejecutivos escasamente respetuosos, o que se ven estranguladas por exagerados y confiscatorios plazos de los pagos por sus productos.

Es allí donde la ley aprobada intenta meter el largo dedo del Estado como un factor regulador, adicional a las tres leyes que ya operan en la actividad comercial y que escasamente se fiscalizan: Abastecimiento, Lealtad Comercial y Defensa de la Competencia.

Culpar a las grandes cadenas e industrias por pretender ganancias siderales es la parte más sencilla y obvia del asunto.

El punto es que, salvo en una parte de las argumentaciones de Martín Lousteau y de Luis Naidenoff (el primero se abstuvo y el segundo apoyó la iniciativa impulsada en su momento por Mario Negri y por Elisa Carrió), ninguno de los senadores sondeó los motivos de la suba de precios en lo que ocurre cuando la mercadería sale a la calle. Más que en las góndolas, el problema está en la vereda.

Culpar a las grandes cadenas y a las multinacionales de los alimentos de obtener ganancias siderales y de empujar a la inflación es la parte más sencilla y obvia del asunto. Digamos que tampoco es un buen momento para sostener con solvencia ese criterio: la industria alimentaria está en serios problemas financieros. Molinos declaró el viernes una pérdida de 49,5 millones de pesos diarios.

Pero los parlamentarios no quisieron avanzar sobre lo que ocurre cuando la mercadería sale de los portones de las fábricas y se enfrenta con impuestos en cascada (como Ingresos Brutos), tasas municipales inverosímiles, costos financieros alocados, aduanas interiores, exigencias laborales desproporcionadas (las que operan en la logística) y trabas comerciales de todo tipo.

Si lo que el Congreso pretende es darle más formalidad a la actividad de pequeños productores, pymes, cooperativas de trabajo y actores de la economía social, también ellos enfrentarán a partir de ahora todos esos inconvenientes, y, más allá de la discusión por 10 centímetros más o menos de las góndolas, entrarán de cabeza en aquella definición de Pagani: “Hasta la puerta de la fábrica, soy competitivo”. 

 

DEPORTES

Indicadores negativos para la soja

Publicado

el

por

La primera alarma la encendió el ingreso de divisas durante el mes de enero, de acuerdo al comunicado de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara-CEC).

La entidad que nuclea a los exportadores de granos y la industria aceitera señaló que el mes pasado ingresaron divisas por un total de U$S 928 millones. Se trata del valor más bajo para un mes de enero de los últimos 18 años.

La cifra contrasta con los u$s 3.706 millones que ingresaron durante el mes de diciembre y el récord de ingreso para un mes de U$S 8.120 millones durante septiembre.

En ambos casos el ingreso de divisas se vio influenciado, incentivado de alguna forma, por la implementación del “dólar soja” a 200 pesos y a 230 pesos.

También en el mes de diciembre hubo otro factor sorpresa. Las exportaciones de poroto de soja llegaron al mínimo de 47.000 toneladas embarcadas, en comparación con las 890.762 toneladas exportadas durante el mes de diciembre y el récord de 2.117.000 toneladas para un mes de octubre.

Otro indicador negativo es la fuerte caída en la oferta de soja disponible por parte de los productores. Los productores habían vendido un promedio de 700.000 toneladas semanales durante diciembre, y de pronto la oferta se redujo a solo 49.000 toneladas en la tercera semana de enero.

El impacto del menor volumen de oferta de soja por parte de los productores se hizo sentir en la cantidad de camiones descargados en las terminales portuarias.

En el mes de enero se registró el menor ingreso de camiones para dicho mes de los últimos 4 años, ingresaron a todos los puertos 16.987 camiones de soja, una baja de 31.879 camiones –el 65%- versus el mes previo, que llegó a 48.866 camiones.

En volumen ingresaron 544.000 toneladas soja, en comparación con las 1.564.000 toneladas durante diciembre.

En cambio, en el caso del maíz, el ingreso de camiones a los puertos durante enero fue de 13.037 camiones con un volumen de carga de 417.000 toneladas, en comparación con los 18.753 camiones que ingresaron en el mes de diciembre con un volumen de carga de 600.000 toneladas.

Esta diferencia entre los camiones descargados con soja y con maíz, nos está mostrando cuál ha sido el pulso del mercado. Los productores ya no disponen de suficiente volumen de soja disponible para vender, de acuerdo al análisis semanal de ventas de soja de productores y compras de soja de la exportación, descontada la molienda acumulada, los productores tendrían en su poder 4 millones de toneladas de soja.

En cambio, en el caso del maíz los productores tienen hoy maíz físico sin vender por solamente 2 millones de toneladas, y han decidido vender más maíz que soja en función de las expectativas del mercado.

El productor pensó que la menor cosecha de soja por efecto de la sequía –se estiman 14 millones de toneladas perdidas– implicaba un mercado futuro alcista. Sin embargo el mercado nos ha demostrado que esto no fue así. Mientras la soja mayo 2023 bajaba 23 U$S por tonelada –de 405 dólares la tonelada a 382 dólares la tonelada, el maíz marzo 2023 se mantuvo en un rango de 267/268 dólares la tonelada.

De esta forma se confirmó que la mayor demanda de maíz por parte de la exportación fue el factor que le dio firmeza al mercado, tanto el disponible como el future de la nueva cosecha.

En cambio, la fuerte caída en la producción de soja no fue el factor alcista para los precios que el productor esperaba, por el contrario, el mercado, tanto exportadores como la industria aceitera, ya tienen asumida esa baja en la producción de soja.

Y ahora se privilegia sostener los márgenes de molienda positivos, luego de varios meses con márgenes de molienda negativos, es decir, a pérdida.

Seguir leyendo

DEPORTES

El municipio aceleró las obras públicas para terminar obras icónicas

Publicado

el

por

La obra del Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba avanza a buen ritmo luego de casi 15 años de parálisis y no será inaugurada antes de las elecciones de 2023.

La aclaración municipal es de tipo defensiva: recalcan que los trabajos que ejecuta la UTE Roggio-Riva demandan más de 2.800 millones de pesos y 14 meses de obra. Lo señalan para negar que el plan de obras que ejecuta la administración municipal de Martín Llaryora tenga fines electorales.

Aseguran también que muchas obras se habilitan sin inauguraciones –repavimentaciones, aliviadores cloacales, instalación de alumbrado público– y niegan que los actos tengan impacto electoral. “Lo que tiene impacto es lo que mejora la calidad de vida en la ciudad”, aseguran desde el Palacio 6 de Julio.

En 2022, el municipio destinó un cuarto de sus ingresos a inversión en capital, la cifra más alta en muchos años. En 2023, será alrededor del 22 por ciento de los recursos.

Hay obras en marcha de especial significación política. La del Concejo Deliberante es la más relevante a nivel institucional, porque la ciudad se propuso construir una nueva sede legislativa luego del incendio de una sede alquilada que ocurrió el 14 de octubre de 2005, durante la administración de Luis Juez.

Idéntica es la situación del teatro Comedia, también devorado por un incendio en julio de 2007. Esa obra ya culminó su etapa civil y todo indica que será inaugurada durante los festejos de los 450 años de la ciudad de Córdoba, en julio próximo.

Para la misma época, concluirá la restauración integral de la planta baja del Palacio 6 de Julio, una obra que apunta a devolver la imagen original de ese edificio que en 2019 fue declarado Monumento Arquitectónico Nacional y que tiene protección patrimonial.

Antes de esa fecha, también estará concluida la obra arquitectónica de plaza España, inaugurada sin estar lista por Ramón Mestre en 2019 y clausurada desde 2020 por defectos de construcción que están terminando de resolverse.

Hacia mediados de año, también estarían inaugurados el Parque de la Biodiversidad –en el predio de lo que era el zoo– y el corredor Ambiental que lo integra, en la zona de calle Rondeau al 700.

La administración Llaryora también apuesta a completar en los próximos 60 días la ciclovía en altura, una obra que cuesta más de 770 millones de pesos y que se financia en conjunto con la Provincia. Se trata de un recorrido de más de 1.300 metros entre los barrios General Paz y Juniors y el parque Sarmiento, cruzando por encima del río.

También será inaugurada antes de las elecciones la remodelación y puesta en valor del Mercado Sud, que está en un 80 por ciento de avance. En cambio, la restauración integral del Centro Cultural General Paz acaba de comenzar.

En materia de espacios verdes, también hay una muy intensa agenda de inauguraciones. La obra más ambiciosa es la del parque Las Heras, en obras casi desde el comienzo de la administración Llaryora.

Están avanzados los trabajos en el Polo Ambiental Rubén Martí, en varios sectores del parque Sarmiento, en el parque Los Algarrobos y en numerosas plazas barriales. Las de plaza Alberdi de barrio General Paz y la de Plaza de las Américas son dos de las obras más destacadas.

Seguir leyendo
CAPILLA DEL MONTE CLIMA